Camps sitúa a Sánchez de León en Justicia y refuerza la cartera social de Cotino

LA VICEPRESIDENCIA TERCERA CONTARÁ CON UNA NUEVA SECRETARÍA AUTONÓMICA SOBRE DEPENDENCIA

El presidente del Consell, Francisco Camps, optó por un relevo mínimo situando a la hasta ahora secretaria autonómica de Cohesión Territorial, Paula Sánchez de León, en la Consellería de Justicia y Administraciones Públicas. El cambio estaba forzado por el nombramiento de Fernando de Rosa como vocal del Consejo General del Poder Judicial. La Conselleria de Presidencia, comandada por el vicepresidente Vicente Rambla, pierde así una secretaria autonómica, aunque mantendrá sus funciones, y se refuerza la vicepresidencia de Bienestar Social. El departamento dirigido por Juan Cotino contará con una nueva secretaría autonómica relacionada con la dependencia, cuyo titular se conocerá este viernes.

La profunda remodelación del Consell que se preveía que ejecutase Francisco Camps, aprovechando la marcha de Fernando de Rosa, se quedó en cambios mínimos. La hasta ahora secretaria autonómica de Cohesión Territorial de la Generalitat, Paula Sánchez de León, fue la elegida por Camps como nueva consellera de Justicia y Administraciones Públicas, en sustitución del ahora vocal del CGPJ. La nueva consellera accede a este cargo tras desempeñar en los últimos 12 años diversos puestos en el segundo escalón del Gobierno de la Generalitat y Les Corts.

Con este relevo, se iguala el número de secretarías autonómicas con las que contarán los tres vicepresidentes del Gobierno valenciano. Presidencia –dirigida por Vicente Rambla– perderá un alto cargo pero mantendrá las competencias que deja Sánchez de León, que pasarán a la secretaría autonómica de Relaciones Internacionales. Ese alto cargo pasará a la Conselleria de Bienestar Social, que contará con dos secretarías autonómicas: la de Familia y Coordinación Social; y la secretaría de Autonomía Personal y Dependencia. La cartera de Bienestar Social, dirigida por Juan Cotino, hasta ahora sólo contaba con una secretaría autonómica. La vicepresidencia Económica de Gerardo Camps mantiene el número de altos cargos.

El refuerzo de la cartera de Juan Cotino irá destinado a potenciar las políticas en relación a la dependencia y la autonomía personal. El mínimo cambio diseñado por Camps se produce a menos de una semana del debate de política general en Les Corts. La oposición prevé cargar contra los retrasos de la Generalitat en relación a la norma estatal que establece las ayudas para los dependientes. Con la nueva secretaría autonómica se lanza el mensaje de que esta materia sigue siendo una de las “principales preocupaciones” del Gobierno valenciano, según fuentes consultadas.

Cuestionado por este asunto, Camps aseguró que la secretaría se crea fruto de la “ambición” y el “trabajo” de “todos los días”. “Trabajamos -agregó- siempre con ambición, y ahora era un buen momento para dar un impulso al bienestar social en favor de los ciudadanos, independientemente de su circunstancia”, aseguró.

Con el relevo de la cartera de Justicia, se mantiene el número de Consellerias y de altos cargos. Además, se amplía la cifra de conselleras en la Generalitat hasta cinco. Sanchez de León se une así a Trinidad Miró –Cultura-, Belén Juste -Industria-, Angélica Such –Turismo- y Maritina Hernández –Agricultura-.

Austeridad

Dentro de las quinielas, que como es habitual Camps ha vuelto a romper, se apuntaba la posibilidad de traspasos de competencias entre Consellerias. La causa de esta hipótesis era un supuesto gesto de austeridad hacia la opinión pública, como ya habían hecho otros presidentes autonómicos como el presidente castellano-manchego, José María Barreda o su homóloga en Madrid, Esperanza Aguirre. Sin embargo, Camps negó la mayor y advirtió que su equipo es “el más austero”.

A su juicio, la austeridad “es una forma de ser, un principio básico de comportamiento”, y subrayó que tiene los instrumentos necesarios para desarrollar competencias de primer nivel en materia de sanidad, educación, industria, comercio, gobernación, justicia, administraciones públicas, ciudadanía e inmigración, medioambiente o infraestructuras. Por contra, lamentó que el Gobierno central “ha perdido competencias en cuanto a la prestación de un servicio básico en sanidad o en educación”, y tiene ministerios “con competencias vacías”, dijo.

Ahora, queda la duda de la duración de este nuevo gobierno. El actual llevaba 15 meses de gestión y sólo se ha modificado por el pacto de PP y PSOE en el CGPJ. Con estos cambios, Camps dio por “definitivo” el reparto de poder en la Generalitat.

Salida y entrada

Durante el anuncio, el presidente tuvo unas palabras de agradecimiento por los “años excepcionales” de De Rosa en la Administración autonómica y dio la bienvenida a Sánchez de León a la “apasionante tarea” de ser miembro del Gobierno valenciano.

Respecto a la nueva consellera, licenciada en Derecho por la Universitat de València, donde también se doctoró, el presidente de la Generalitat afirmó que se trata de una mujer experimentada y en contacto con las administraciones. De hecho, Sánchez de León ha ocupado, además de la Secretaría Autonómica de Cohesión Territorial, la Secretaría de Comunicación.

Camps definió a la nueva titular de Justicia como una persona convencida del desarrollo de la justicia valenciana y la calificó como una colaboradora eficaz. Además, el presidente del Consell aseguró que Sánchez de León mantiene una relación “excepcional” con su predecesor en el cargo.