Intersindical Valenciana propone una huelga general europea contra las 65 horas

 PROPONEN PAROS DE CINCO Y 15 MINUTOS EL PRÓXIMO 7 DE OCTUBRE
Intersindical Valenciana (Iv) reclamó este sábado a la Confederación Europea de Sindicatos (CES) que convierta las paradas de cinco y 15 minutos del día 7 de octubre de 2008 en una huelga general europea de 24 horas, con manifestaciones en las diferentes ciudades europeas, para protestar por la directiva de las 65 horas semanales, según informaron en un comunicado fuentes del sindicato.

Desde Iv resaltaron que “no bastan presiones diplomáticas sobre los parlamentarios o los gobiernos, ni acciones testimoniales”, sino que “hace falta una respuesta contundente y masiva ante las pretensiones de los gobiernos europeos de recortar los derechos de los trabajadores y de romper el derecho a la negociación colectiva”.

En este sentido, recordaron que la directiva “indigna” debe pasar ahora por el parlamento Europeo para su aprobación definitiva después de que el pasado 9 de junio los ministros de Trabajo de la Unión Europea, sin ningún voto en contra, aprobaran una “propuesta de modificación” de la actual directiva sobre el tiempo de trabajo.

Esta directiva autoriza a los estados miembros a cambiar sus leyes para permitir que se alargue la jornada semanal de trabajo hasta las 60 horas o las 65 en el caso de colectivos como el sanitario o los bomberos, en los que los descansos en las guardias dejan de considerarse tiempo de trabajo. Fuente del sindicato añadieron que, como el límite de las 60 horas es un promedio trimestral, la jornada real podría prolongarse hasta las 78 horas, y en el caso de contratos de menos de 10 semanas “ni siquiera habrá estas limitaciones”, lamentaron.

Al respecto, criticaron que “este brutal atropello lo quieren llevar a cabo mediante acuerdos individuales entre el trabajador y la empresa, al margen de los convenios colectivos y de la representación sindical de los empleados”. Consideraron que esto supone “un ataque frontal a una de las mayores conquistas de la lucha de los trabajadores como es su derecho a la representación y a la negociación colectiva”.

Asimismo, subrayaron que en 1919 la Organización Internacional de Trabajo (OIT) “oficializó la jornada máxima de 48 horas semanales, tras una larga lucha del movimiento obrero internacional por las ocho horas diarias”. Así, lamentaron que “nos quieren hacer retroceder más de un siglo para legalizar de nuevo jornadas de 10 a 12 horas y seis días por semana” y que “los mismos que quieren alargar el tiempo de trabajo, quieren también que nos jubilemos a los 70 años, acabar con las conquistas sociales y privatizar los servicios públicos”.

Desde Iv, exigieron a los europarlamentarios “el rechazo directo” de la directiva y al Gobierno español que “se exprese con toda claridad en contra la directiva y haga un llamamiento a su repudio en toda Europa”.